Cómo se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción

¿Cómo se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción?

Si quieres comprender cuáles son los patrones que nos hacen enfermar o tener problemas de salud, posiblemente te preguntes cómo se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción.

Y es que somos mucho más que un cuerpo físico: nuestra mente, nuestras emociones y nuestro cuerpo están directamente conectados.

Por ejemplo, cuando una persona está viviendo una situación estresante, es probable que sufra diferentes síntomas físicos y emocionales, como insomnio, tensión muscular, ansiedad por comer o falta de apetito, dolor de cabeza… 

Es muy común tratar estos síntomas de forma aislada, como puede ser, con algún suplemento, vitaminas o esencias florales.

Sin embargo, un síntoma nos puede dar muchísima información que nos permitirá ir más allá y averiguar la causa, no solo del estrés, sino de qué significa para esa persona vivir esa situación estresante.

¡Porque cada uno vive las experiencias de la vida de forma diferente!

Ahora bien,para llegar hasta ahí, es necesario entender:

  • Cómo funciona la mente. 
  • Cómo funcionan las emociones
  • Y finalmente, cómo se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción.

En este artículo abordaremos cada uno de estos 3 puntos, empezando por el primero: la mente.

¿Cómo funciona la mente?

Nos movemos por el mundo creyendo que sabemos lo que ocurre en nuestra mente, y que somos capaces de controlar lo que nos sucede. 

Así, nos pasamos el día pensando, sopesando, tomando decisiones… Cuando, en realidad, solo somos conscientes de una pequeñísima parte de lo que pasa por nuestra cabeza.

Esto es, entre un 5 y un 10%. Todo el resto queda sumergido en nuestra mente inconsciente y subconsciente.

Y aunque, posiblemente, conozcas ya este dato, te sorprenderá conocer el rol activo que tiene el inconsciente en la forma en que se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción.

Pero no nos adelantemos. Para llegar hasta allí, antes vamos a ver cómo funciona la mente a nivel cognitivo y emocional.

Porque no es casual ni aleatorio que haya un área del cerebro especializada en emociones, y otra experta en análisis e información cognitiva. ¡Todo tiene un porqué!

Y en este caso, tiene que ver con que, desde los inicios de la humanidad, el cerebro desarrolló distintos mecanismos neuronales encargados de responder ante los obstáculos de supervivencia y los estímulos del ambiente.

Así es como se formaron distintos lóbulos, especializados en dos categorías de estímulos: emocionales y cognitivos.

1 – El cerebro cognitivo

La mente analítica. La que razona, coteja, valora y toma decisiones. O eso creemos, porque incluso nuestras decisiones más meditadas se basan también en procesos emocionales e inconscientes.

El cerebro cognitivo controla la atención consciente, nos permite concentrarnos, prestar atención, reflexionar…

Es donde se procesan los pensamientos y los sentimientos.

Y, también, es el área que tiene la capacidad de “manejar” las reacciones emocionales, inhibiendo los instintos. Lo cual tiene su lado positivo y su lado negativo:

Porque, si bien es cierto que puede ayudarnos a evitar conflictos sociales y relacionales, al controlar reacciones impulsivas, como contrapartida, al inhibir emociones éstas pasan al inconsciente y se guardan hasta que se dé el momento propicio para que puedan aflorar. 

Así es como, en ocasiones, tenemos reacciones “exageradas” a cosas que no tienen tanta importancia.

Más aún, si quedan guardadas demasiado tiempo, el sistema límbico acaba dándoles una salida fisiológica, en forma de síntoma o enfermedad.

¿Vas viendo cómo se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción? 

Sigue leyendo, que aún hay más.

2 – El cerebro emocional

Las emociones están reguladas por el tronco cerebral y el cerebelo (que se conoce también como sistema reptiliano) y por el sistema límbico, ambos encargados fundamentalmente de la supervivencia. 

Así es como se llama al cerebro emocional “la mente reactiva”, capaz de tomar la iniciativa y pasar a la acción de una forma instintiva.

Más de una vez habrás notado que tus emociones te inundan (o desbordan) y que pareciera que tus pensamientos se detienen.

¡A todos nos pasa!

En esos momentos somos incapaces de pensar lo que es mejor para nosotros. Por eso, se considera que las emociones son el vehículo que unen el consciente y el inconsciente.

Si seguimos avanzando con cómo se relaciona la mente, el cuerpo y la emoción, es importante añadir que cuando el cerebro detecta un suceso con significado emocional, automáticamente ejecuta una serie de respuestas físicas previamente programadas, como pueden ser:

  • Un ritmo cardíaco acelerado
  • Ganas de llorar o gritar
  • Sonrojarse
  • Risa espontánea
  • Respiración profunda de alivio 

Y la lista podría continuar, ya que las emociones se sienten y se expresan en el cuerpo. 

De hecho, son la forma que tiene el cuerpo de manifestar los pensamientos conscientes como los inconscientes.

¿Cómo funciona la mente?

Entonces, ¿cómo se relacionan la mente, el cuerpo y la emoción? 

Tras haber explorado cómo funciona la mente, vamos a ver ahora la manera en que los pensamientos se convierten en emociones, un proceso que está intrínsecamente relacionado con el cuerpo.

Y es que, en sí mismas, las emociones son reacciones neuroquímicas y hormonales ante un estímulo interno (pensamientos) o externo (sentidos). 

Podrán manifestarse en diferentes partes del cuerpo, pero en ningún caso podrán existir sin pensamientos, ya sean éstos conscientes o, como en la mayoría de los casos, inconscientes. 

Así es cómo los pensamientos se convierten en emociones:

1 – La mente tiene un pensamiento y le informa al cuerpo, a través de diferentes sustancias químicas (neurotransmisores, neuropéptidos y hormonas) que actúan de mensajeras.

2 – El cuerpo recibe el mensaje y reacciona, de manera que lo que siente coincida con lo que el cerebro está pensando.

3 – Cuando cuerpo y mente están alineados, el cuerpo envía una señal al cerebro para confirmarle que sí: ¡ya estamos sintiendo lo mismo que estamos pensando!

4 – El cerebro asimila los cambios físicos y sentimos la emoción. Solo entonces podemos racionalizar lo que sucede y tomar una decisión meditada.

Parece un proceso perfecto, ¿verdad? Pues no lo es.

Porque, para empezar, la información de la que parte el pensamiento está incompleta y sesgada. 

Por una parte, porque lo que hemos podido captar a través de nuestros sentidos es sólo una parte de lo que ocurre realmente.

Y, además, nuestro cerebro filtra las experiencias a través de nuestras creencias, valores, educación… En definitiva, a través de nuestra programación individual. 

El cerebro realiza una búsqueda de coincidencias dentro de esta programación, para saber cómo actuar. Si la encuentra, por más mínima que sea, la va a utilizar. 

Es importante tener en cuenta que, tanto si las experiencias vividas son positivas como negativas, el hecho de que estemos vivos significa éxito. 

Por lo tanto, ante futuras experiencias, la mente tratará de repetir los mismos patrones y actuaciones.

¿Quieres saber más sobre la relación entre mente, cuerpo y emociones?

Cuerpo, mente y emociones están directamente conectadas y se afectan entre sí multidireccionalmente.

En este artículo hemos abordado una pequeña parte de este tema, que se trata en profundidad en el curso Enfoque Psicosomático de los Síntomas, que comenzaremos en febrero.

Aquí comprenderás cómo el síntoma es el mensaje del cuerpo de que algo no va bien, y representa una oportunidad para aprender acerca de nosotros mismos, de nuestros conflictos internos inconscientes, de las actitudes que tenemos ante todo lo que nos ocurre y de cómo resolvemos las dificultades.

¿Quieres comprender los síntomas y las alteraciones de la salud desde una perspectiva diferente? 

Sigue por aquí:

¡QUIERO SABER MÁS SOBRE MENTE, CUERPO Y EMOCIONES!

Amplía tus conocimientos y conviértete en un gran profesional de la salud. Ahora es un buen momento para formarte.

Aprende cómo ayudar a mejorar la salud  naturalmente

Formación profesional en naturopatía, aromaterapia, nutrición ortomolecular y cursos de especialización en técnicas naturales, desde 2010.

Buscar

SÍGUENOS

CATEGORÍAS

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS